Blogia
errante

El negro

Mira con mucho excepticismo este gato que ahora me visita. Ha sufrido en la calle muchos meses. Lo abandonó tal vez su dueño insatisfecho al decidir mudarse a una ciudad del norte más oscura.

En la calle reencontró la libertad y su instinto salvaje. Aprendió a defenderse de la gente, del clima y de otros enemigos.

Ahora ha caído en cautiverio. Lleva ya cinco días casi sin moverse, escondiendo su cuerpo en un rincón aislado y apacible.

Al parecer no le hace gracia que lo hayan desterrado de esos dominios, inhóspitos tal vez, pero al fin suyos.

Hoy duerme en edredón de plumas y rodeado de manjares abundantes y continúa imperturbable.
Tal vez añora regresar a sus espacios mientras insiste en distanciarse de la mano que lo cuida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

carlota -

te has puesto en el pellejo de aquel pobre bicho para poder entenderlo y te lo agradezco. Ha sido traicionado dos veces, por el dueño y por mi. Al dueño le entrego su cariño siete años y el le pago abandonandolo en la fria calle. A mi me entrego su confianza. Y yo le correspondi metiendolo en una jaula pequeña privandole de su libertad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres